La presentación de un personaje

 

“El futuro del cine está en la escritura”

 

      Francis Ford Coppola

  Nueva Entrada – La presentación de un personaje (II) Rumble Fish

 

Escribe tu guión de cine          El Curso              Blog              Contacto 

 

Regreso al Futuro – 1985 (Bob Gale)

  Al empezar una historia, como ya comenté en la entrada anterior Las primeras páginas de un guión de cine que éstas son las más importantes, si queremos que un productor se interese de verdad en nuestro guión.

 Una de las cosas indispensables es sin duda hacer una buena presentación del personaje. Es esencial saber cuál es su problema dramático, su necesidad dramática, su objetivo, el contexto en el que ocurre todo esto, etc.

Se puede hacer de mil diferentes maneras, claro está. Veamos cómo lo hacen en “Regreso al futuro”.

¿Cómo lo hace el guionista y luego el director? ¿Qué nos cuentan y qué vemos en estas primeras páginas?

Después del fundido negro, vemos, y oímos el tictac de una cantidad enorme de relojes, montañas de relojes de diferentes tipos, formas, tamaños, antigüedad y colores.

Se nos presenta desde el primer instante el tema de la película: el tiempo en nuestras vidas.

La cámara se va moviendo y vemos, además de más relojes y extraños artilugios mecánicos que parecen ponerse en funcionamiento con mejor o peor fortuna.

Primero vemos una radio, en la que oímos un anuncio de una marca de coches, que nos indica que estamos en 1985, una tostadora, que parece quemar muy bien las tostadas, una cafetera que no funciona, una Tv que se enciende y donde vemos las noticias: la presentadora comenta que es posible que unos libios han robado plutonio de una central nuclear, vemos luego una máquina abrelatas que, oh sorpresa, funciona, y abre una lata de comida para perros, y dejando su contenido en un recipiente que lleva el nombre de Einstein; entendemos que el perro de la casa.

Veamos ahora cómo se nos presenta ahora al protagonista, Marty Mcfly, interpretado por Michel J. Fox.

Le vemos abriendo la puerta de una casa. Va en vaqueros y bambas, y lleva un monopatín. Esto no es baladí. Nada se debe desperdiciar en un guión (William Goldman). Estamos ante alguien joven. Justo antes de entrar, vuelve a poner la llave bajo el felpudo de la entrada.

Y entra sin dudarlo.

O sea, que no se queda en la puerta, ni pregunta por nadie desde ahí. Ni se muestra tímido o temeroso. Entra y ya está. Con naturalidad. Él sabe dónde está y lo que está haciendo. Cierra la puerta, llama al perro, y empuja el monopatín con el pie sin vigilar dónde va a parar.

Ni siquiera le hemos visto el rostro. Ni siquiera eso y ya sabemos que Marty es alguien que está en casa de otra persona, pero tiene mucha confianza con ella. Su comportamiento lo delata.

Y el guionista ha hecho todo esto utilizando una serie de pequeñas acciones, pequeños detalles, sin querer pararse en ninguno de ellos. Mostrándolos y dejando que el espectador los vaya uniendo.

A continuación conecta un gigantesco amplificador, al que pone, sin dudarlo, al máximo de potencia. Tanto es así que empieza a vibrar con fuerza.  Pero él no se da por enterado. Con unas gafas de sol puestas lo enchufa a una guitarra eléctrica. Y la pone también a todo volumen. Está delante del amplificador, mirándolo. Ahora coge una púa y da una nota.

El amplificador explota. Y Marty sale volando hacia la otra parte de la habitación, aterrizando sobre una estantería que se le cae encima.

Con una montaña de papeles encima, lentamente se incorpora, se baja las gafas y mirando al amplificador que ha pasado a mejor vida dice “Rock and Roll”.

Marty está, desde luego, en casa de alguien con el que tiene muucha confianza. No se corta de nada. Es decir, no es alguien temeroso, se siente a gusto, puede tocar lo que quiera sin temor.

Y ni se asusta cuando pone el sitio patas arriba. Al revés, le parece fantástico haber aterrizado en la otra punta del garaje, y que todo se le haya caído encima. La leche.

CURSO PRESENCIAL                  CURSO ONLINE        

En ese momento, suena el teléfono.

Es Doc. Dice que le necesita esta noche, a las 1.15, para algo muy importante. Esto es el detonante de la película. Le dice también que no toque el amplificador, hay una pequeña posibilidad de sobrecarga. En fin, demasiado tarde. Marty le confirma que estará allí, y cuando va a colgar el teléfono…

…suenan, de repente, todos los relojes a la vez, generando un ruido ensordecedor que obliga a Marty a taparse los oídos.

Doc le pregunta qué hora marcan. Marty le dice que las 08.00 horas de la mañana. Doc, entusiasmado, exclama: ¡Mi experimento ha funcionado. Llevan todos 25 minutos de retraso a la vez! Y Marty, asustado, cae en la cuenta: ¡Ya llego tarde al colegio! Cuelga y sale pitando de allí, y empieza a sonar el famoso tema principal de la película, “The Power of Love” de The Hew Lewis and The News.

Una escena que empieza de una manera muy tranquila, en silencio, pero que cobra mucha espectacularidad. Y que nos da, desde el comienzo de la película, mucha información.

CURSO PRESENCIAL                  CURSO ONLINE        

Luego le vemos yendo al instituto. Tarde. Otra vez. Se cruza en los pasillos, primero con su novia, que le avisa que el director, el Sr. Strickland le está buscando. Tratan los dos de esquivarle, pero es imposible.

Este les pilla y le echa a Marty una buena bronca en el mismo pasillo. Se le encara, y le recuerda que es un perdedor, justo como su padre, y que no conseguirá nada en la vida. Un momento lleno de tensión. Y Marty está ahí, con la cara del director a un par de centímetros, aguantando el chaparrón. “Pero la historia va a cambiar”, responde.

Ese es su problema dramático, y su necesidad dramática. Cambiar el rumbo de su vida, y no dejar que el pasado de perdedores de su familia le asfixie.

Luego le vemos haciendo una prueba con su banda de rock. Su gran esperanza para cambiar su vida y no repetir la patética historia de su padre. Llega acompañado de su chica, lleno de energía e ilusión. Empiezan a tocar. “Demasiado ruido” concluye el jurado a los pocos segundos.

Un bofetón en toda regla.

Al salir de allí todo son lamentaciones sobre él mismo y su futuro. “Hablo como mi padre”, llega a decir.

En apenas once minutos hemos visto quién es el personaje. Sí, cierto que esto sigue hacia adelante. Pero en estos minutos ya hemos presentado muchísimas cosas vitales para la película. No podemos salir de esas primeras páginas sin haberlas presentado.

¿Y cómo lo hemos hecho?

Siguiéndole a cada paso que da. Haciéndole protagonista de cada escena de la película, en este caso.

Hemos presentado quién es, lo que necesita, el contexto dramático donde esto ocurre.

Lo hemos hecho visual.

Lo hemos hecho con economía y dinamismo, enganchando las diferentes cosas que queremos mostrar.

Un ejemplo brillante.

Escribe tu guión de cine          El Curso              Blog              Contacto 

 

“El dialogo es un mal necesario”

 

Fred Zinnemann

  Nueva Entrada – La presentación de un personaje (II) Rumble Fish

Un comentario en “La presentación de un personaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s